Balance y Perspectivas de la Economía Argentina

Cuestionario

1. ¿Considera usted que las nuevas condiciones del escenario internacional pueden afectar las proyecciones macroeconómicas oficiales para 1998?

2. ¿Cuáles pueden ser los sectores más afectados, tanto en su relación con el mercado interno como con las exportaciones?

3. ¿Cuáles son, a su juicio, las principales medidas que debería adoptar el gobierno para enfrentar la crisis internacional y garantizar una elevada tasa de crecimiento económico?


Roberto Lavagna

1. Las estimaciones para el año 1998 nos daban, antes del cambio en el escenario internacional, un 5,5 % de crecimiento posible para el PBI.
Este valor era sólo ligeramente inferior al 5,8 % de las previsiones oficiales.
Estas estimaciones debieron ser ajustadas hacia la baja y en este momento, con la situación internacional aún no resuelta, es decir en pleno desarrollo, estimamos entre un 4,5% y 4,1% de crecimiento del PBI.
La baja tiene dos componentes: el "efecto Brasil", que al desacelerar su economía bajará la demanda de productos locales, siendo que hoy absorbe más del 30% de nuestras exportaciones, y el "efecto tasa de interés interna", esto es, la desaceleración de ciertos mercados, particularmente el de bienes durables, como consecuencia del alza de las tasas de interés en el mercado local.

De todas formas, debe monitorearse de cerca la situación, dado que los mercados internacionales no están aún estabilizados.
El eslabón más débil en el sudeste asiático es Corea y el eslabón menos sólido en América Latina es Brasil.

En el caso de Brasil, la variable más relevante para determinar el éxito del programa de ajuste es la tasa de interés.
Si los mercados aceptan una vuelta a tasas de interés básicas no mayores al 2% mensual en un tiempo más o menos rápido (no más allá de marzo), significa que el programa de ajuste ha tenido éxito.
De lo contrario, el plus de interés que el gobierno debe pagar por su deuda interna se irá "comiendo" las mejoras fiscales del programa, que hoy alcanzan a unos u$s 13.500 millones.

2. Los sectores más afectados son aquellos que han servido de "locomotora" en el proceso de reactivación poscrisis de 1995, es decir, básicamente los bienes de consumo durable y muy especialmente los automotores y la industria de la construcción.
Estos son sectores altamente sensibles a la suba de las tasas de interés y tanto en Brasil como en la Argentina —si bien en magnitudes diferentes— ha habido subas del costo del crédito que los afectan especialmente.
En el caso de las exportaciones y fundamentalmente de las exportaciones a Brasil, hay tres categorías que sufrirán el impacto: una vez más los bienes durables; los sectores que dirigen más del 80 % de sus exportaciones a Brasil, y las pequeñas y medianas empresas cuya participación en el mercado de ventas a Brasil es relativamente alta.

3. El mayor problema de nivel macroeconómico, tanto del actual equipo económico como del anterior, es su no atención al problema de la volatilidad en el nivel de actividad económica.
A los años del boom de 1992, 1993 e inicios de 1994, siguieron años de desaceleración y crisis en el ’95 y parte del ’96, para reiniciar en el ’97 una expansión a tasas altas del orden del 7 %.
Esta volatilidad no es inocua, porque no basta crecer sino que se requiere una cierta "estabilidad" de la tasa.
No es lo mismo crecer cinco años a tasas estables de cerca del 5 %, a crecer globalmente lo mismo pero con oscilaciones fuertes.


Dr. Eduardo A. Zalduendo

1. El escenario asiático ha ocupado el mayor espacio de las informaciones económicas provenientes del exterior y nos ha preocupado sobre todo por las eventuales consecuencias sobre nuestra economía y, en particular, sobre las de nuestros socios y hermanos del MERCOSUR.
Desde octubre cayeron los mercados de valores de Hong Kong y luego, como en la secuencia del dominó, Tailandia, Indonesia y Corea del Sur y muy cerca Malasia, Filipinas y Singapur.
El Fondo Monetario Internacional, algo más alerta en esta oportunidad, en su nuevo papel de "brigada de incendios" (The Economist, 22/XI/1997) o en términos más formales, como prestamista de última instancia internacional, ha aprobado la Facilidad de Reservas Suplementarias con el fin de sostener a miembros con crisis financieras.
Los fondos comprometidos a aportar por el FMI y otros países solamente en el caso de Corea del Sur alcanzan a la extraordinaria cantidad de

u$s 57.000 millones que llegarán, por supuesto previo cumplimiento de estrictas y conocidas condicionalidades.
Por lo pronto ya se ha anunciado el cierre de 30 "merchant banks", que supuestamente deben ser las instituciones financieras más creativas, flexibles y eficientes del sistema.
(También The Economist 6/XII/1997).

El escenario aludido muestra como consecuencia un horizonte no brillante para la economía mundial y los pronósticos aluden a una menor tasa de crecimiento de la economía mundial.
Los países asiáticos procurarán que sus exportaciones sean más competitivas, para lo cual han iniciado una serie de devaluaciones de sus monedas.

2. La pregunta se responde, en parte, con la respuesta anterior.
Ese esfuerzo repercutirá, en distinto grado en América Latina y, por supuesto, en Argentina, disminuyendo el ritmo estimado de crecimiento y afectará a los exportadores que estaban comenzando a operar con el Oriente Asiático.
Las devaluaciones aludidas harán, en particular, más activas las ventas externas asiáticas de textiles, elementos deportivos, aparatos electrónicos para la industria y los hogares, automotores, etc., que utilizan mano de obra que trabaja en condiciones abusivas.

La Argentina debe continuar concediendo una máxima atención a sus relaciones con los otros países del MERCOSUR y no solamente en el campo comercial y económico.
Sobre todo considerando que durante el primer semestre de 1998 ejercerá la presidencia "pro tempore" de ese esquema de integración.
En este caso aparecen como temas relevantes los compromisos a adoptar en el sector de servicios, la armonización de las disposiciones sobre compras del Estado, la aplicación uniforme entre los cuatro países del arancel externo común y la eliminación de las restricciones no arancelarias que dificultan el comercio intrazona.

3. Los temas que, a mi juicio, deben merecer la atención del Gobierno (Ejecutivo y Congreso) son: primero, la desocupación, pero recordando que las recetas plenas de ambigüedades que ofrecieron varios organismos multilaterales (como "profundización", "flexibilización") más los aportes de algunos corifeos nacionales ("relaciones carnales", "costo argentino", "simplificación impositiva", etc.), siempre han aparecido disfrazadas.
Segundo, el peso de los servicios de la deuda externa merecería que el Congreso estableciera normas más restringidas para los negociadores, no sólo en cuanto al monto del endeudamiento y servicios, sino además sobre todas las otras disposiciones contractuales; esa sería una forma de aumentar el poder negociador argentino.
Tercero, al parecer se discute con mayor énfasis o se demuestra más preocupación con la recaudación impositiva, pero no se advierte el mismo vigor al discutir la parte de gasto de la ecuación financiera del Estado.
Cuarto, revisión y control más estricto y público de las normas que rigen los contratos de empresas de servicios públicos y concesionarios de distintas actividades.
Quinto, revisión, en busca de criterios más equitativos que las situaciones actuales, de las leyes de coparticipación de impuestos entre el Estado federal y las provincias.
Sexto, alinearse con la tendencia actual de los organismos

financieros multilaterales (FMI, Banco Mundial), incluyendo algunas entidades privadas como Transparency International, para eliminar de las listas de concesionarios y proveedores de todo tipo también a las empresas extranjeras o multinacionales culpables, directa o indirectamente, de actos de corrupción.
El orden en que se han enumerado estas aspiraciones no implica, por supuesto, ninguna prioridad.
Tampoco son todas las relevantes para un crecimiento sostenible a largo plazo.
El tema podría ser "eficiencia, mejor distribución, equidad y solidaridad".